Los tobas eran un grupo semi nómade y para alimentarse  utilizaban los recursos de la zona donde se encontraban. Desde muy jóvenes, los varones se dedicaban a la caza. Los qom o tobas sacaban grandes peces con sus redes, además de  yacarés y tortugas.

Atrapaban tatúes, tapires, pecaríes, carpinchos, ciervos, guanacos, víboras, perros salvajes, aguarás guazú y miles de pájaros enormes y pequeños. Mientras, las mujeres se dedicaban a la recolección de porotos, frutos del algarrobo, molle, chañar, mistol, la tusca, tuna y los sabrosos ananás y palmitos o cogollos de palmeras. También se ocupaban en precarias siembras y cosechas de parcelas. Plantaban zapallos, batatas, mandiocas, maíces, porotos… como complemento solían recolectar miel y gran cantidad de otros frutos y tubérculos característicos del lugar. ​