Archivos para el mes de: octubre, 2019

                                           

Vivían en pequeñas aldeas dentro de chozas muy simples, bien aireadas, que solían medir alrededor de dos metros de diámetro, ello dependía de la cantidad de miembros que había en la familia. Dichas viviendas eran de troncos, casi siempre en forma redonda, confeccionadas con techos de pajas y ramas.

Alguna pared levantada del lado apropiado los protegía del constante viento caliente o frío. El fuego se mantenía encendido con hojas de palosanto que con su humareda ahuyentaban a los molestos insectos.

Solían mudarse de sector cuando las inundaciones anegaban su tierra; el escaso desnivel del suelo provoca que, aún hoy, el río Bermejo desborde y cambie constantemente sus brazos secundarios. También cambiaban de sitio cuando buscaban nuevos alimentos.

Nueva imagen (3)

 

TOBAS

(Significado: Personas frentonas) 

                                                                   Hábitat tobas

Los tobas, también conocidos como qom, habitaron gran parte del norte de Argentina; Salta, Chaco, Santiago del Estero, Formosa y hasta principios del siglo XX, también ocuparon el sudeste del departamento de Tarija, en Bolivia.

Nueva imagen (4)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se te extraña, Margarita. Cada vez que es el día de la madre recuerdo a Margarita con más intensidad.

La conocí cuando era muy anciana y al notar la adoración que sus hijos sentían hacia ella, cierta vez les pregunté cómo había sido de joven.

Me contaron que tuvo catorce hijos –crió propios y ajenos- y todos fueron a la escuela. Vivían a la orilla del río de mi ciudad y su casita siempre tenía actividad; siete hijos iban a la escuela por la mañana, y a la tarde iban los otros siete con las zapatillas y guardapolvos usados por los del primer turno. Por la noche, mientras ellos dormían, Margarita les lavaba todo para que estuviera limpio y listo al día siguiente.

Cada uno de ellos trabajaba en changas en las quintas alrededor de la ciudad. Pero si aun así no había nada para cenar, entonces se sentaban alrededor del fuego y comían tortas asadas sobre los rescoldos.

¡Qué ejemplo! ¡Madraza como pocas! Ahora siento nostalgia al recordarte, Margarita.

anciano-manos