Suelo ver una serie española llamada El Barco. Tal vez sea algo inocente, aun así me encanta por muchas razones; porque reaviva la niña aventurera que tengo dentro, porque exalta las relaciones sentimentales y el cariño por encima de todo, porque sus personajes son adorables…

Hay un personaje cojo a quien “el malo” siempre golpea y ningunea, pero un día el muchacho descubre que ha sido elegido para ese viaje por sus cualidades. A partir de ese momento su vida cambia, ya nadie volverá a lastimarlo ¡Él es único!

Los mismo sucede con todos nosotros, cada quien posee una virtud que lo vuelve especial. A veces está más escondida pero todos la tenemos. ¡Qué maravilla, bienvenida la alegría permanente, somos imprescindibles!

57

Anuncios