Ayer, en la radio Universidad me hicieron una preciosa nota sobre mi nueva novela, Demonio de lo Mares.
Debo reconocer que conocemos poco sobre la reglamentación de los corsarios argentinos.
Aun así deseo contarles algo sobre ellos.
Las campañas corsarias se constituyeron en un importante componente de la independencia de nuestro país. Las más reconocidas fueron las del almirante Brown, del capitán Bouchard, James Cahyter, Tomas Taylor y David Jewett. Tenían patente habilitante del gobierno y luchaban limpiando los océanos de enemigos, quedándose con los tesoros capturados.
La mayoría de sus capitanes eran ingleses y franceses; por ello, su reglamento naval seguía las normas europeas.
Su tripulación era muy variada; siempre que tuvieran algunos conocimientos sobre manejo marítimo, fueran aventureros y estuvieran a favor de la independencia, cualquiera podía trabajar en los navíos corsarios.
Fabulosos hombres con valor, sin temor al dolor o a la misma muerte, y a quienes poco reconocemos como hacedores de nuestra independencia.
ddlm_l
Anuncios