Archivos para el mes de: enero, 2016

 

Los riocuartenses vimos cómo este fin de año reformaban las veredas de la calle Rivadavia, haciéndolas más anchas. ¡Maravillosa obra que todos esperábamos! porque antes eran tan estrechas, que si nos topábamos con dos personas de frente, debíamos bajar a la calle; con los consiguientes riesgos que ello implicaba.
Pero tal vez pocos sepan la razón de por qué las enormes baldosas son de diferentes formas.
Al preguntar me dijeron que ello es para que los ciegos puedan guiarse al avanzar; las que tienen líneas les sirven para caminar, y cuando arriban a las esquinas lo detectan por aquellas que tienen puntos redondos.
Ello me parece fantástico.
La única pregunta que me queda es saber por qué cuando camino sobre esta nueva vereda siento como si lo hiciera sobre una alfombra, o como si las baldosas estuviesen asentadas sobre goma.

Anuncios

Los artistas de esta obra son originarios de Beijing, muy conocidos por trabajar con materiales hiperrealistas como grasa humana. Su último trabajo, “Ángel”, que muestra a una anciana tirada en el suelo con alas desplumadas, generó un fuerte impacto en los espectadores. Sus autores hablan de la desesperanza, explicando con esta escultura casi real que a veces hasta los ángeles son vencidos.

¡Es tan preciosa la escultura, y tan tremendas sus apreciaciones sobre la vida! que prefiero quedarme con la perfección de su trabajo, desestimando palabras tan tristes; porque si hay algo maravilloso en el ser humano – ¡y ni qué decir de los ángeles! – es su fortaleza para perseverar y salir adelante a pesar de cualquier inconveniente, por más tremendo que este parezca.

Como decía mi tía poetisa: “Haciendo un balance, vida, otra vez te elegiría”

Acabo de leer un reportaje imperdible que le hicieron a esta excelente escritora.
Del artículo rescato dos frases maravillosas:
Cuando hablaba del fin de su matrimonio y la muerte de su perro dijo:
“Mi marido y yo lloramos por nuestro perro, pero no logramos llorar por nosotros.”
Después habló de su soledad.
“La soledad es una esperanza nueva, no necesariamente negativa.”
¡Cuánta verdad existe en estas últimas palabras! Ojalá les sirva a aquellos que dicen que solos no se puede.

Isabel_Allende_-_001.jpg