Varias veces he escuchado que me dicen:

  • ¡Uau! Estoy con LA escritora Susana Biset.

A ellos quisiera contarles que no soy ni más ni menos que cualquier otra persona que circula por este mundo. Incluso alguno descreen de mis cualidades como escritora. Y ciertos casos son tan evidentes, que me complace escribirlos aquí como anécdotas. (¡Qué triste sería la vida si no nos riéramos de nosotros mismos!)

Cierta vez tenía en mis manos una de mis nuevas novelas, aún sin publicar. Calentita estaba, recién salida de la editorial.

Ese día me había sentado entre el público para escuchar a nuestra querida Flor Bonelli dando un charla. Una mujer a mi lado vio el libro sobre mi falda y estiró sin disimulo su cuello, volviéndose ñandú humano. Sin poder aguantarse la intriga, me preguntó:

  • ¿Por qué tiene ese libro de Susana Biset? Yo no lo conozco.

Sonreí, y sin decir una palabra abrí la solapa de la novela para que viera mi foto.

  • ¿¿Qué…???!!!! ¿vos sos Susana Biset????? – y mientras lanzaba semejante exclamación de incredulidad, estiró sus brazos, me señaló de arriba a abajo varias veces, diciendo con desprecio y casi ofendida – pero… pero… ¡pero vos sos solamente esto!

 

En otra ocasión estaba almorzando con varias lectoras. Simpáticas ellas, aunque no me conocían. Durante la comida se sorteaban varios ejemplares diferentes. Entonces yo había puesto como presente una de mis novelas. Sacaron el número de cierta señora, y feliz se la entregué.

Segundos más tarde una de sus amigas ganó otro libro.

  • ¡Uy! ¡qué lástima! Ya lo tengo.
  • No te preocupes – dijo la primera rápidamente – yo lo quiero, te lo cambio por este – y le entregó mi libro recién ganado.

Desde mi lugar en la mesa exclamé en voz alta y llena de ironía:

  • No se inquieten, está todo bien, no me siento ofendida. Cambia, cambia nomás mi novela – y lancé una de mis poderosas risotadas, de esas que hacen que todos se den vuelta para mirar qué elefante los anda rondando.

La mujer sentada a mi lado me palmeó la espalda, consolándome, y muy práctica me dijo:

  • No te preocupes, hacé una semana de diván y listo.

Graciosas_302137154_jCVU1aYafY49