Esta foto marca el final de la carrera de Álvaro Múnera como torero matador. El muchacho se desplomó lleno de remordimiento en la mitad de la corrida cuando se dio cuenta de que el toro se negaba a pelear por su vida. Álvaro se ha convertido en un adversario ávido de las corridas de toros.
Múnera recuerda ese momento:.. ” Y de repente, miré el toro… Tenía la inocencia que todos los animales tienen en sus ojos, y él me miró, sintiendo dentro de mí un: ¿Por qué? Era como un grito por  justicia en el fondo de mí. Yo lo describiría como una conexión, porque si uno confiesa, y espera que sea perdonado… me sentí como la peor persona en la tierra”…
A partir de ese día en adelante se convirtió en un gran opositorNueva imagen