(y ya no me reten porque frunzo el ceño)

Hay diez costumbres que nos permitirán seguir con la mente activa y despierta a pesar del paso de los años: el chocolate (tampoco abusarse), la gimnasia mental (mi tía hace el sudoku), dormir bien (en esto incluyo una siesta), reírse de continuo (acá me saco un diez), tener relaciones sociales (las ostras, perdieron), oxigenarse (o sea, salir a caminar o andar en bici), meditar (darse el tiempo para analizar las diferentes cuestiones, sin obrar por impulso), y fruncir el ceño (porque ello les demuestra a los demás que estamos concentrados y nos dan el espacio para pensar).

Voilà! Bienvenidas sean mis arrugas de la frente…. ¡y todas las demás!flores papel